Cómo elegir un bloqueador solar efectivo y que no dañe nuestra salud.

Por Bertha Avila.

Cada día los médicos hacen más hincapié en la necesidad de utilizar bloqueadores solares para la piel. Pero, ¿sabes cómo elegir uno efectivo?

Para ésta tarea, lo primero que debemos de entender son las siglas que todo protector solar tiene en sus etiquetas.

“SPF” (sun protector factor), son las siglas en inglés para el factor de protección solar, que en español sería “FPS”. Estas siglas nos informan sobre el grado de protección solar que brinda un producto.

El factor de protección solar “FPS”, es un indicador para medir el tiempo que puede estar una persona expuesta al sol sin quemarse. El grado que indique la etiqueta del producto 25+, 50+, 100+, se multiplicará por 10, ya que el parámetro de éste factor mide qué tanto se quema la piel de una persona durante 10 minutos al exponerse al sol directo con un determinado producto. De ahí que un protector de 25+ nos protegerá 250 minutos, o sea que nos protegerá por 4.17 horas. El factor 50+ nos protegerá 8.34 horas mientras que el 100+ nos protegerá prácticamente todo el día, ya que su efecto dura 17 horas. La condición para que esta medición sea efectiva, es que no nos mojemos ni sudemos en demasía. Si lo hacemos, debemos re aplicarnos el producto. Para que el producto sea efectivo, debemos aplicar una buena cantidad por vez.

protector

No hay que creer que los protectores solares con un alto índice de protección solar sean más efectivos contra las quemaduras solares y el cáncer de piel, lo que es importante saber es cada cuanto tiempo tenemos que aplicarlos para estar protegidos.

Otras siglas que podemos leer en estos productos son:

  • UVA: (Ultra violet “A”) Estos rayos se caracterizan por ser de onda larga, son los rayos más benignos que llegan a nuestro planeta y alcanzan totalmente la superficie terrestre; broncean de inmediato, pero su resultado es poco duradero. Tienen la capacidad de atravesar el vidrio y penetran hasta las capas más profundas de la dermis, donde generan radicales libres que provocan alteraciones celulares y causan el envejecimiento prematuro de la piel (arrugas, manchas y falta de elasticidad), además de provocar cáncer y cataratas.

  • UVB: (Ultra violet “B”) Alcanzan menos la superficie terrestre que los UVA, pero son más reflejantes; el 90% del poder de éstos rayos son bloqueados por la capa de ozono y por el oxígeno de la atmósfera y como son más energéticos, por ser de onda mediana, resultan más dañinos para la biósfera y para los seres vivientes. El daño más grave en el cuerpo es que queman el tejido y a la larga, la radiación a la que estuvimos expuestos puede provocar cáncer en el caso de que la exposición sea muy constante y prolongada.

  • También existen los rayos UVC (Ultra violet “C”), no hay que preocuparnos por estos porque no llegan a la tierra gracias a la capa de ozono que nos protege de ellos. Son rayos de onda corta.

Tanto los rayos UVA como los UVB son potentes factores de riesgo del cáncer de piel, cataratas y envejecimiento prematuro.

No todo sobre los rayos UVA es negativo, éstos rayos recibidos por periodos cortos (10 minutos máximo) durante las 3 primeras horas matinales o las últimas 3 horas diurnas, son benéficos a la salud, ya que nos ayudan a la sintetización del calcio y a la elaboración de vitamina D indispensable para su fijación de calcio en huesos, aparte que fortalecen nuestro sistema inmune.

El primer consejo que te doy, es que busques una etiqueta que indique que el producto sea de “amplio espectro”, ya que según las directrices de etiquetado válido para la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), sólo los productos que protegen contra los rayos UVA y UVB pueden recibir la etiqueta de “amplio espectro”.

Otra consideración importante para elegir un protector solar es asegurarnos de que sea resistente al agua.

En general, los dermatólogos recomiendan un bloqueador solar con etiqueta SPF50+ y 100+

Según las regulaciones de la FDA, un filtro solar “resistente al agua” significa que mantiene el SPF hasta por 40 minutos en el agua, mientras que el “muy resistente al agua” puede durar hasta 60 minutos.

Además de elegir un protector solar que proteja tu piel de los dos tipos de rayos dañinos, hay una serie de medidas que deben tomarse para reducir el riesgo de daños en la piel y ojos por efecto de los rayos solares.

Nunca elijas formulaciones con vitamina “A” porque ésta vitamina no es compatible con el sol y ejerce un efecto contraproducente, en lugar de proteger, quema más la piel. Elige formulaciones que contengan vitamina “E” y que sean 100% naturales, ya que muchos de los filtros solares contienen una diversidad impresionante de sustancias tóxicas y cancerígenas de las que hablaremos en la próxima.

  • Es importante aplicarse el bloqueador cada dos horas, siempre y cuando no nos mojemos ni sudemos en demasía.

  • Aplicarlo 30 minutos antes de salir al aire libre para obtener mejores resultados. Esto le da tiempo a la piel para absorber el bloqueador.

  • Volver a aplicarlo cada dos horas o después de cada baño en la piscina o el mar.

  • Limita la exposición al Sol, especialmente al mediodía, cuando los rayos del sol son más fuertes.

  • Si es inevitable estar afuera al mediodía, ya sea por cuestiones de trabajo o en época de vacaciones, es recomendable protegernos con un paraguas, una camiseta o a la sombra de un árbol.

  • Independientemente de utilizar un protector solar de buena calidad en nuestra vida cotidiana, tenemos que protegernos con mangas largas, pantalones, un sombrero y gafas de sol que tengan filtros contra éstos rayos tan peligrosos para la vista.

  • Aparte de utilizar bloqueadores cuando vamos a la playa, o a nadar, los dermatólogos recomiendan usar protectores solares los 365 días del año.

  • La recomendación más importante, es que elijas productos 100% naturales que no te dañen ni a ti ni al medio ambiente. Recuerda que todas las palabras raras que se leen en las etiquetas son químicos, te recomiendo que fotografíes en la tienda de conveniencia la etiqueta del o los productos que sean tus candidatos para consumir y en casa todas las palabras raras investígalas en internet para que estés enterada si el producto es dañino o no lo es.

Desintoxica y protege tu piel y cabello usando sólo productos 100% naturales, que en realidad beneficien tu salud y prevengan el envejecimiento prematuro. Recuerda que, al concientizarnos de regresar a lo natural, es el primer paso hacia la salud.

Muchísimas gracias por leer este artículo y espero que te haya sido útil.

Espera el siguiente artículo. Saludos cordiales.