El verdadero americanismo.

Por José Luis Benejam.

Hace casi 8 años conocí personalmente a Cristóbal Ortega el ex jugador con más partidos oficiales con la casaca del Club América 711 para ser exactos. Lo invite a inaugurar una cancha de Futbol Siete en la ciudad de Aguascalientes, aprovechando también llevarlo a los medios de comunicación locales para presentarles el proyecto de la promoción del futbol en la misma sede, acompañado de Héctor Tapia otro ex jugador del Club América de los años 80`s mostrando como Ortega calidad humana. En los muchos ratos libres le cuestione a Cristóbal varios partidos que recordaba y el se acordaba de todos como las jugadas, las fallas y los aciertos de muchos encuentros tanto con su único equipo y de selección nacional, de mi parte estaba encantado. Pero hubo algo que me llamo mucho mas a atención, le recordé que cuando era muy pequeño vi un partido en la Bombonera de Toluca una derrota americanista humillante de 6 goles a cero, que de inmediato me contesto- ¡Si… …fue en 1976! Me pregunto ¿sabes quien fue campeón esa temporada? Claro que no lo recordé pero con su exclamo pensé seguramente el América.

Estas fueron sus palabras: Ese partido fue un parte aguas, todos nos criticaron ya que veníamos jugando muy bien al fútbol, mientras que la directiva comandados por el mismo dueño el Sr. Emilio Azcarraga Milmo nos invitaron a comer al mejor restáurate de la época en la ciudad de México “ La Hacienda de los Morales“ a jugadores y cuerpo técnico comandados por Raúl Cárdenas. Toda la directiva se coloco en mesas frente a los jugadores, mientras que a ellos les sirvieron primero sus cortes de carne, acompañados de un buen vino tinto, nosotros con hambre esperábamos comer y claro el discurso de regaño por la derrota del día anterior ante el Toluca. Así que llego la hora ellos casi a la mitad de comer los mejores cortes llegaron a servirnos algo que para casi todos no sabíamos el tipo de corte de carne, así que preguntamos algunos jugadores ¿de que se trataba? A la respuesta del capitán de meseros son “Criadillas“ En ese momento reacciono el equipo con molestia, todos comimos callados pero entendimos el mensaje. Se despide el dueño del equipo diciendo provecho y sin ningún regaño. Esa temporada 1975-76 fuimos campeones.

Escuchar por el mismo histórico Cristóbal Ortega esta gran historia hizo que entendiera mucho lo que fue ‘’el Tigre“ Emilio Azcarraga Milmo, un señor que sabia lo que hacia con su equipo, la pasión que le llevo a manejar bien con estilo a una directiva, con filosofía, con el amor a la camisa de una empresa que venia creciendo como lo fue Televisa en esa época.

A la muerte del Tigre llego su hijo el heredero Azcarraga Jean y cambio el concepto el americanismo fue otro, modelos, fiestas, comerciales, dinero, derroche y otra imagen del club.

El Club América tiene una gran historia, pero eso quedo atrás, ahora con sus uniformes rojos o guindas, amarillo gris y deslavados, todos ellos puestos en la misma cancha del estadio Azteca su casa, le ha dado una trapeada a la historia de la azul crema. ¿Tantos jugadores de gran nivel que con las votaciones convocado por la directiva a los aficionados de los 100 años para ser en la posición de juego al histórico del Club? Para mi no se vale. Todos los que se han puesto la casaca han sido parte, les recomiendo hacer una comida como en antaño para juntar a todos a una gran fiesta del ahora llamado América Futbol Club. Como me gustaría que Zelada diga lo que no le agrada de su equipo así muchos como Antonio Carlos Santos y más como al mismo Cristóbal Ortega que espera dirigir algún día a su equipo.

Lo único que yo le diría al Necaxista Ricardo Peláez que ojala algún día regrese el Americanismo.

Algunos de los campeones de 1975-76 Alcindo, Kiese, “Pichojos“ Pérez, Sánchez Galindo, Carlos Reynoso, Alfredo Tena, Toño de la Torre, Cristobal Ortega.

Facebook/drsoccerradio.com

@joseluisbenejam

Foto: Aficionado Chuy_Zambrano

La campaña que se logró en el año de 1976 fue gloriosa, Raúl Cardenas había tomado a la escuadra azulcrema y le había dado un verdadero juego de conjunto. Con un grupo compacto en el cual aparecieron elementos como el brasileño Alcindo, el paraguayo Hugo Enrique Kiese, los mexicanos “Popeye” Trujillo, “Pichojos” Pérez, Sanchez Galindo y el chileno Carlos Reinoso “El Gran Chaparral” como el orquestador, además del debut del joven Alfredo Tena, todos juntos lograron el tan anhelado titulo.