FOTOGRAFÍA DE ALIMENTOS

Las siguientes notas que estaré compartiendo con ustedes, será con la intensión de ayudar a los fotógrafos aficionados que andan por aquí. Espero que estos tips les ayuden en su formación.

Y la comida es un motivo que sentimos la necesidad de retratar con nuestra cámara ya sea por su colorido, por la variada textura, o quizás por los sentimientos que nos evoca.

1- Empezar con este tipo de fotografía será más fácil si utilizamos frutas y vegetales. Su propio color y luz nos ayudará conseguir un resultado satisfactorio. Un buen truco para darles mayor realismo es sumergirlas o rociarlas antes con agua.

2-Es importante que tengas en cuenta el fondo. Normalmente las fotografías de alimentos se suelen realizar en primer plano y los fondos empleados en muchos casos son escasamente visibles. No obstante, es muy importante la elección de los mismos para resaltar lo que queramos transmitir y jugar con la armonía del conjunto. Un buen consejo es mantener un fondo lo más limpio posible que no distraiga la mirada.

3- La luz que proviene de los lados te ayudará a potenciar la textura y colores de los alimentos, y así, conseguir mayor realismo y naturalidad. Un buen truco para lograrlo es utilizar la luz natural que llega desde una ventana o cristalera.

4- Una vez lograda una buena iluminación debes asegurarte que el balance de blancos es correcto. La ausencia de un buen balance puede convertir una comida apetitosa en una imagen pálida o completamente falsa. Por tanto debes de ajustar los blancos en tu cámara, o como alternativa capturar la foto en formato RAW y ajustar el balance de colores en la computadora.

5- Acércate, utiliza un ajuste macro en la cámara y rellena el cuadro con la comida. El protagonista es la comida y se debe notar.

6- Lograr nitidez en las fotografía de alimentos es algo fundamental. Para conseguirlo necesitaremos un trípode, o en su defecto, podemos evitar que la cámara vibre, colocando los codos sobre la mesa o apoyándonos sobre una pared.

7- Nos encontraremos con múltiples posibilidades de ángulos que nos invitaran a experimentar, pero en general es mejor mostrar la tridimensionalidad del plato, con ángulos entre 10 y 45 grados. Si las tomamos las fotografías desde arriba, muchas veces perderemos la estética del plato.

8- Como en la mayoría de los casos en fotografía, es mejor trabajar en formato RAW. Esto nos permitirá en la pos-producción ajustar todos los balances, afinar la exposición y conseguir mayor nitidez.

9- Pon algo de acción, normalmente los alimentos fotografiados aparecen de forma estática y estamos acostumbrados a verlos sin ningún tipo de movimiento. En cuanto vayas cogiendo experiencia aplica cierto dinamismo, por ejemplo, dejándolos caer o empapándolos con otro alimento líquido. Verás cómo esto te muestra otra realidad.

comida

Alex Ramírez Photography alexramirez9903mail.com / www.facebook.com/alejandraramirezphoto