Radiografía – Sobre Supermán, Batman, La Liga de la Justicia y otros Asuntos no tan ficticios

Por MAT @omarioamatint

Ya he comentado en notas anteriores de la necesidad del hombre de crear arte como medio de expresión, de no dejar nada dentro de sí.

A partir del siglo XIX ha sido notorio el aceleramiento y la revolución que mediante la expresión es justamente como el ser humano se puede explicar de un modo más digerible la evolución y el papel que juega en los últimos tiempos.

Es precisamente a fines de este siglo donde dan forma las ideas para contextualizar lo que hoy día se conoce como comic book y cuyo origen más remoto es la creación de los códices en paredes y muros.

El comic es un medio que sirve para entretener, sí, pero a lo largo del tiempo también ha sido un vehículo para hacernos reflexionar sobre la cultura en la que vivimos, máxime que con la creación de diversos personajes también nos ha llevado de la mano sobre el aprendizaje de diversas mitologías.

Estas mitologías han ayudado a la sociedad a definir o redefinir conceptos tan inherentes de nosotros como la distinción del bien y el mal.

Más allá de estos valores, la creación del comic de heroísmo con la llegada de Superman en 1938 y de Batman un año después –y después de este par una carretada que hasta hoy día deja de ser interminable- ha permitido crear un nivel de consciencia sobre los valores éticos y morales de la sociedad, originalmente para mantener las buenas costumbres.

Últimamente cuestionándonos el que es en realidad ser bueno y si de verdad el motivo para ser “villano” no importa o solo es un pretexto para que el bienhechor cumpla con su misión de bueno de la historia. Que a decir verdad, estas historias se han dado por todo menos originalmente por dar valores éticos en la sociedad: Supermán es creado por Jerry Siegel y Joe Shuster tras varios intentos por innovar y ganar más del ya desde entonces poco remunerado arte de contar historias con viñetas. Supermán originalmente fue un personaje que fungió como villano. Sería el potencial en el personaje lo que haría que los autores trazaran sus características convirtiéndolo en el primero de los que llamamos “súper héroes”, esto casi siete alos después del primer intento de hacerlo un personaje rentable.

Poco tiempo después, otra dupla de jóvenes artistas, Bob Kane y Bill Finger, viendo el dineral que se llevaban los creadores de Supermán, discuten en crear un personaje, que tuviera algo de lo mismo pero con un enfoque más humano y más expuesto a la mortalidad: así surge el Hombre Murciélago, mezcla de otros personajes, principalmente de “El Zorro” y “El Fantasma”.

Desde un principio y a grandes rasgos, el concepto de Supermán vendría siendo una actualización de Jesús: el hombre que todo lo puede y que es capaz de llevar por si sólo la paz y harmonía de una sociedad en decadencia y con demasiados defectos de carácter.

Este es uno de los principales factores del por qué el Hombre de Acero es tan vigente hasta nuestros días. Muy de forma inconsciente, este personaje ha llevado por más de cincuenta años esperanza a sus frickis lectores en todo el mundo y por más de tres generaciones.

MAQUINANDO HISTORIAS

National –luego Detective Comics– la editorial dueña de estos dos personajes, empezó a inundar las historias de estos dos sin saber que con esto contribuía al “modo de vida americano”. Siendo historias antagónicas con contenidos muy diferentes; si bien varios se preguntaban cuando pasaría, no se veía una posibilidad real que estos dos personajes interactuaran en alguna historia.

En 1941, DC empieza la publicación del título WORLD FINEST, [aunque su primer título fue en realidad WORLD’S BEST COMICS] una publicación que contenía las aventuras de dos de los personajes más vendidos de la editorial.

Mientras Supermán y Batman protagonizaban aventuras cada quien por su lado en WORLD’S FINEST por sobre una década, un equipo entre estos dos se veía inevitable.

Comoquiera, el legendario equipo empezaría en otro título, SUPERMAN –número 76, en 1952- cuando los dos héroes unan fuerzas en el episodio “The Mightiest Team In The World” -Mayo/Junio de 1952- . En esta historia ambos terminan investigando un caso en un barco. Y es cuando se ven en la necesidad de cambiar de identidad, cuando en el camarote donde se hospedan juntos como Clark Kent y Bruce Wayne –sus identidades reales- se percatan de quienes son.

superman_1

Años después, los títulos de DC empezaron a encoger, eliminando personajes durante los años cincuenta, esto dejó a WORLD’S FINEST con espacio para solo una presentación principal, forzando a Supermán y a Batman a compartir aventuras juntos a partir del número 71.

Las historias de Superman y Batman en este título tuvieron como prioridad en un principio ofrecer historias que no se vieran en los títulos individuales de los héroes; así es como vemos una primera historia en equipo como luchan con sus antagónicos, el Guasón y Lex Luthor, en el capítulo “Supeman’s And Batman’s Greatest Foes” –Mayo/ Junio 1957-. Inclusive el dúo lucharía uno contra el otro en el número 159 en la aventura “The Cape and Cowl Crooks” [agosto de 1966] y otra más en el número de 1968 “The Superman- Batman Split”, básicamente porque la popularidad del hombre murciélago estaba creciendo gracias a la serie que por esos días Fox emitía en el canal ABC.

dc_comic_1

EL SURGIMIENTO DE LA LIGA

Las agrupaciones de héroes no eran ajenas para la editorial DC. Ya en la época de oro de los comics se emitió una serie de lo que entonces se dio por llamar LA SOCIEDAD DE LA JUSTICIA DE AMÉRICA. Era el primer conglomerado de héroes en la historia, con Supermán, Batman y la Mujer Maravilla ya apareciéndose de vez en cuando en dichas historias.

La LIGA DE LA JUSTICIA, aparecería hasta los años sesenta, con el resultado de que los editores de DC vieron como la serie AVENGERS de Marvel les comía las ventas.

La respuesta fue muy de copia, pero muy contundente y por demás bien recibida.

LOS TIEMPOS ACTUALES

En 1986, DC le dio un reboot a todas sus historias. Es así como empiezan a cambiar las historias originales en pos de hacer más creíble cada mito para los lectores cuya percepción no tenía nada que ver con las de los lectores de cuarenta años atrás.

Con artistas como John Byrne y Allan Moore, el universo de DC se fue restructurando a un nivel que ganaba interés por parte de los lectores a partir de la violencia que en los contenidos se iba manejando.

Es así que en el número tres de la serie de Supermán MAN OF STEEL nos cuentan una nueva historia sobre el encuentro entre estos dos personajes.

Los tiempos cambiaban y la percepción sobre los héroes también. Con cuarenta años a cuestas, los escritores y editores se plantean la vida de los personajes con respecto a la línea de tiempo natural de la vida. ¿Qué pasaría si los héroes envejecieran? ¿De verdad tenían que ser tan éticos y perfectos?

En el caso de Batman, Frank Miller lo responde en la historia THE DARK KNIGHT RETURNS, donde se presenta a un Batman cincuentón, con traumas, diferencias con el gobierno, frustraciones y sin rumbo fijo sobre la vida.

Es en esta historia donde tiene una monumental batalla con el hijo de Kriptón, quien es emisario del gobierno de los Estados Unidos.

Claro, en los años ochenta tener cincuenta años todavía suponía ser un anciano. A partir de los años noventa esa percepción ha ido cambiando, en parte por los músicos de rock que han ayudado a demostrar que la vitalidad es cosa de mentalidad y no de capacidad física.

El nuevo siglo ha venido presentando historias donde se replantea la vigencia de estos y prácticamente todos los héroes. En el caso de DC, contar la historia de sus conglomerados de héroes con actores reales siempre ha sido una intención.

No sería hasta que Marvel empezó con su proyecto para los Avengers que el proyecto empezó a tener sentido. Estamos hablando todavía de los años noventa de cuando se empezó esta iniciativa.

Una trilogía de Batman, dos películas de Supermán [una cancelada con Nicolás Cage en el papel del hombre de acero], una contando la historia de Linterna Verde, una serie de televisión cancelada sobre la Mujer Maravilla y las actuales series de televisión ARROW, sobre Flecha Verde, Flash y Supergirl son los cimientos de DC y Warner por contar en la pantalla la historia definitiva de su universo de héroes.

dc_comic_2

Con el estreno de MAN OF STEEL en 2013 y la llegada de BATMAN VS SUPERMAN: THE DAWN OF JUSTICE se da el comienzo de la historia definitiva de los héroes de DC.

Por principio de cuentas, de nuevo los tiempos están cambiando. Actualmente la sociedad pasa por una era muy oscura, más difícil, donde la crisis de valores es de lo principal que nos afecta como individuos, donde nuevamente el ser bueno nada tiene que ver con ser héroe y mucho menos va inherente al hacer lo correcto.

Se han cambiado los trajes de los personajes; en el caso de Batman se mantiene la sobriedad con lo que lo han caracterizado desde las películas de Tim Burton de 1989 y 91. En el caso de Supermán y por ejemplo de la Mujer Maravilla y Flash, sus trajes son más sombríos: adiós a los colores brillantes que son para una época más inocente.

Nadie sabe con exactitud que nos deparan las historias de héroes. DC está empeñado como Marvel de dejar un legado de sus personajes. A menos de un cuarto de siglo de que se cumpla el centenario de la creación de las mitologías de nuestra era, quizá el mensaje de las historias de los héroes radica su importancia en la enseñanza de convertir las desgracias en victorias y de que, pese a todo, se es héroe más cuando uno se realiza en su vida por lo que quiere y no por lo que la gente necesita de uno. Eso ya es secundario