VIAJE. (un pequeño poema)

Los días transcurren rápido; aunque mi cuerpo pareciera presente… no estoy donde me veo. Mientras la espera de un encuentro fantástico nuevamente se realiza; mis ojos se cierran para poder encontrarte y sentir que estoy viva, acariciando al viento tus manos… sabiéndome segura en tus brazos… estoy dentro de ellos.

Camino lentamente, la mirada al cielo grita tu nombre, deseando tu presencia, invocando a la majestad de tu ser; que genera felicidad a cada paso. Es entonces cuando la lluvia, en falta tuya me cobija envolviéndome en ese mar solemne que invita a mis desvaríos cotidianos. Deteniendo el andar… una luz etérea, irradiante en belleza aparece de la nada.

Tomándome de la mano, me lleva hasta ti, sin que tú lo notes. Acariciando tu rostro, observando tu descanso… alejo a las sombras que irrumpen tus sueños, con el único objetivo que he deseado: saberte feliz Entro en tu mente, diseñando la más hermosa de las realidades en una ficción que consigue una sonrisa en tus labios, un suspiro sin dejar rastro de mi presencia dentro de ti.

Nuevamente las horas cumplen su cometido, el sol reaparece en este mundo… comienzas la cotidianidad en la cual te sumerges en el trajín de la obligación. De repente… un pensamiento aislado se presenta ante tus ojos extrañando a la idea de algo que creíste haber vivido sin saber fecha u hora en que aconteció…

Camino entonces, la invocación hizo efecto, el conjuro romántico en el deseo ferviente combinado de amor y pasión puede lograrse… Acercándote, poco a poco la magia vive de nuevo. Y  esa cápsula, que sólo nos pertenece… nos guía al cielo, dejando la promesa de un: “para siempre”.

Thesa/La Super Mapacha Voladora Con Alitas de Murciégalo